Etiquetas

, ,

Fuente: La Republica, INMUJERES

La discriminación étnico-racial existe
Domingo, 31 de julio de 2011
Fuente: La República
El Día de la Mujer Afrolatina y Caribeña se conmemoró el pasado 25 de julio con actividades en dos espacios emblemáticos en los que esa población sigue muy escasamente representada: el Palacio Legislativo y la Universidad de la República. La reflexión fue coincidente: la discriminación por el color de la piel sigue siendo una realidad en Uruguay y la deuda social a saldar con el colectivo afrodescendiente es grande, más aún con sus mujeres.

ISABEL VILLAR

El ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich, no pudo acudir a la convocatoria realizada por el Centro Cultural por la Paz y la Integración (Cecupi) para conmemorar el Día de la Mujer Afrolatina y Caribeña. Lo representó en la ocasión su asesora en temas de género Glenda Rondan, quien luego de leer el mensaje del jerarca y previa advertencia, se expresó por cuenta propia. “En Uruguay existe la discriminación étnico-racial, es mentira que no haya”, dijo Rondan enfática. “Estamos desperdiciando potenciales. La población afrodescendiente no puede acceder al nivel educativo terciario porque tiene que insertarse tempranamente en el mercado

laboral para ayudar en la casa. Además, la Universidad de la República no es gratuita: hay que tener dinero para mandar allí los chicos”, agregó, anunciando que exigirá a Ehrlich “que se comprometa más con estos temas”.

“Si hay voluntad política, algo se puede hacer”, coincidió la senadora Ménica Xavier, también integrante del panel organizado por Cecupi, para luego pasar revista a un logro reciente -después de 11 años. Uruguay se incorporó al Comité

Internacional de la Convención contra la discriminación racial-y a tareas pendientes: incorporar la dimensión étnico-racial tanto en las estadísticas oficiales como en todos los planes de gobierno, sancionar una ley específica contra ese tipo de discriminación, entre otras.

Para Beatriz Santos, coordinadora de la Unidad Temática Afrodescendientes de la Intendencia de Montevideo, “Pensar en mujer afrodescendientes es pensar en resistencia. Estamos marcadas a fuego por la invisibüidad”. Pese a los avances legales en la materia, como las Leyes 18.104 de Igualdad de Derechos y Oportunidades y 18.059 que instituye el Día Nacional del Candombe y la Cultura Afro, Santos reclama “dar vuelta la página de la historia” y habilitar las condiciones para “ser y pertenecer”.

La periodista Isabel Oronoz, presidenta de Cecupi, cerró el acto retomando afirmaciones del economista Daniel Olesker en su reciente discurso de asunción como ministro de Desarrollo Social, cuando destacó la importancia de las políticas focalizadas, sin perjuicio de la bondad de las políticas universalistas: “Respecto del colectivo afro es necesario focalizar y trabajar en el empo deramiento”. “No hay que ser negro para entender negro. Se necesitan medidas afirmativas en materia de trabajo, educación, vivienda. El colectivo afrodescendiente merece una señal política de que algo va a cambiar”, afirmó Oronoz.

De la Bancada Bicameral Femenina

Por vez primera, la Bancada Bicameral Femenina (BBF) emitió un comunicado alusivo a la conmemoración del Día de la Mujer Afrolatina y Caribeña.

“Si bien nuestro país ha tenido ciertos avances en el reconocimiento de derechos, dista de alcanzar metas de igualdad y justicia para este sector de la población”, expresa la BBF, enumerando a continuación algunos logros: creación de la Comisión Honoraria contra el Racismo, la Xenofobia y todas las formas de Discriminación (Ley 17.817 de 2004); presentación en 2001 de los informes periódicos 16 a 20 sobre avances y obstáculos para la implementación de la Convenciónpara la Eliminación de la Discriminación Racial (se adeudaban desde 2008); incorporación de la dimensión étni-co-racial en la Encuesta Continua de Hogares y los Censosgeneraly Universitarios a partir de 2011).

El documento también pasa revista a la presencia de mujeres afrodescendientes en lugares relevantes: Beatriz Ramírez, en la dirección del Instituto Nacional de las Mujeres del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y Alicia Esquivel en su departamento de Mujeres afrodescendientes; Alicia Saura en el Ministerio de Educación y Cultura; Beatriz Santos en la Unidad Temática por los derechos de los afrodescendientes de la Intendencia de Montevideo; por primera vez en el Parlamento Nacional, una diputada suplente afrodescendiente: Angélica Ferreira Ferreira.

No obstante, y luego de pasar revista a cifras y situaciones elocuentes (ver recuadro), la BBF concluye: “La sociedad aun está en deuda con las mujeres,.niñas y niños afrodescendientes, por lo que es necesario sostener el ritmo y profundizar en políticas públicas educativas, culturales, sanitarias y económicas para que tengan un impacto concreto en la calidad de vida y avance en el desarrollo de las oportunidades y la protección de los derechos del colectivo afrouru-guayo y en particular de las mujeres, luchadoras incansables”.

Anuncios